El largo trabajo, después de la desgracia

ECUADOR-terremoto-300x166Aunque nuestra Asociación, una ONG, no es exactamente una ONGD, mantenemos contactos y colaboraciones en temas de cooperación y/o emergencias. Como hicimos en el caso del huracán Mitch, como gestora de las ayudas de emergencias; o la pequeña colaboración con una biblioteca en Burkina Faso.
Estamos acumulando mantas, para que sean enviadas para Ecuador, pero no queremos limitar nuestra ayuda.
Nos hacemos eco de las necesidades que desde allí se detectan y solicitamos la ayuda a los actores que están en el terreno, entendiendo que esta es la forma mas eficiente de aportar y apoyar. Transcribimos lo que nos escribe un miembro de las Escuelas San José, que hace muy poco, acaba de llegar del país.

Como es de conocimiento público la situación del terremoto está siendo muy dolorosa, los medios de comunicación muestran la realidad de las personas más afectadas pero hay comunidades y poblaciones que todavía están sin la atención necesaria. Como siempre, la afectación es mayor en las comunidades en situación de pobreza, personas que lucharon muchos años para tener algo y en un minuto se ha perdido todo. La naturaleza en ocasiones, nos hace ver nuestra fragilidad y nos ubica en la percepción de la humildad, indicando la importancia de la acción solidaria internacional con los pueblos que sufren catástrofes sociales, como ahora el Ecuador.

Fe y Alegría Movimiento de Educación Popular Integral y promoción social atiende a comunidades vulnerables de las provincias afectadas por el terreno: Manabí, Esmeraldas, Santo Domingo y Guayas, territorios que han sufrido daños muy significativos en las infraestructuras de los centros educativos. Los problemas más acuciantes en estos días, es la acogida de personas y la reparación estructural de los colegios, la afectación se valora en mas de 20 centros de la organización, siendo grave en al menos en 7 unidades educativas de Fe y Alegría, todos en zonas de costa ecuatoriana. Los colegios y escuelas están siendo utilizados como centros de acopio y distribución de artículos de primera necesidad, y en muchos casos, también de refugio y alberque temporal, por lo que urge la reparación de infraestructuras.

Los albergues temporales están funcionando principalmente en la provincia de Manabí, en ellos se está ayudando también al profesorado que ha perdido su vivienda con vituallas y alimentos. Hay en Portoviejo un proyecto para la acogida de niños y niñas en situación de vulnerabilidad, en este momento también es uno de los principales comedores comunitarios, en una zona históricamente muy deprimida, con población fuertemente desasistida. La mayoría de escuelas y colegios en estos días ya han retomado sus clases, y por los problemas psicosociales detectados, está prevista la realización de un programa de atención psicológica para trabajar con toda la comunidad educativa (alumnado, profesorado, padres y madres de familia). Este programa es parte de las acciones que el Departamento de Bienestar Estudiantil de Fe y Alegría, y tiene prevista su realización en las próximas semanas por los desastres del sismo.

La solidaridad interprovincial está funcionando enviando artículos de primera necesidad a las zonas más afectadas, en este sentido, los centros de la provincia de Manabí (costa) están gestionando, de manera coordinada, el reparto de los insumos a la población mas necesitada y el área de Proyectos y de Acción Pública está llevando a cabo un trabajo de detección de necesidades para la formulación de proyectos de cara a la reconstrucción.

En suma, Fe y Alegría Ecuador pretende, como siempre lo ha hecho en más de 50 años de existencia, el trabajo por quienes más lo necesitan, que en estos días y meses (y probablemente años) son las personas damnificadas por los daños del terremoto, por lo cual, la ayuda internacional sostenida debería mantenerse para evitar escenarios de pobreza estructural, como tristemente seguimos viendo en entornos posteriores a catástrofes naturales.