La experiencia de Marlen

marlenLlegué a la Asociación La Casa Grande hace algo más de un año, buscando ONGs en Valencia donde hacer voluntariado: contacté con ellos y desde el primer día me recibieron con los brazos abiertos y me trataron como a una más.
En un primer momento estuve ayudando en la parte de acogida, donde aprendí el funcionamiento de la Asociación en general y me familiaricé con sus usuarios. Desde verano empecé a colaborar como tutora en el aula de internet/informática, un servicio al que se le da mucho uso y resulta muy útil para los usuarios. Mis principales tareas consistían en asistir y guiar a los usuarios en la inscripción en la agencia de colocación; la realización de currículums; consulta de ofertas de empleo y realización de diferentes trámites (pedir cita en el Servef; obtener la vida laboral o información sobre el procedimiento para obtener la nacionalidad).

En ocasiones también ayudaba con el aprendizaje de español a alumnos de estos cursos que utilizan los programas específicos que se encuentran en los ordenadores para practicar y mejorar el idioma.
No me imaginaba que dedicar un rato a la semana de mi tiempo en ayudar a gente que lo necesita me iba a aportar tantísimo. La mayoría de las veces la respuesta de los usuarios es amable y agradecida, lo que me hace irme a casa con una sonrisa para todo el día.
Desde aquí animo a todo aquel que se esté pensando realizar algún tipo voluntariado, adelante porque la experiencia es única y para los jóvenes es una buena forma de ganar experiencia, conocer gente y sentirse bien al aportar tu granito de arena para conseguir una sociedad mejor.
Ahora para mí empieza una nueva etapa en el extranjero, pero la Asociación La Casa Grande y sus usuarios, siempre van a ocupar un lugar en mi corazón.

Marlen Pedrido