“Una vez más las evaluaciones de La Casa Grande por parte de los beneficiarios ha sido excelente y eso es gracias a nuestro voluntariado”

El voluntariado es un elemento clave en la participación e implicación de la ciudadanía para mejorar la sociedad. Aporta valores, ideas, reflexiones, recursos, y, en definitiva, es un generador de capital social.

Se dice que el voluntariado está en crisis debido al ritmo vital de la sociedad, la emergencia de nuevos valores, etc. Sin embargo, hay miles de personas que dedican su tiempo a trabajar por la transformación social a través de la participación en organizaciones del tercer sector. Por otro lado, los cambios sociales también han conllevado nuevas experiencias en el ámbito del voluntariado, y se han creado nuevos perfiles y nuevas formas de colaboración en las entidades.

El voluntariado está en el origen y en la esencia de las entidades sin ánimo de lucro. En la mayoría de los casos, su aparición se vincula a un compromiso con una misión de carácter social, medioambiental, cultural, deportivo, etc. Constituye una acción que responde a una implicación respecto del entorno y la sociedad en general.

En La Casa grande le damos un gran valor a los voluntarios ya que ellos son el alma mater de la asociación sin ellos no solo no tendría sentido sino que no seguiría en funcionamiento.

Sabias que …

Contamos con una media de 37  voluntarios al año de los cuales hay algunos que llevan con nosotros 16 años, aunque la mayoría esta en un rango superior a tres años. Las edades varían desde los 19 del más joven a los 81 del más mayor aunque la media ronda los 30 años. Muchos son licenciados siendo profesores y economistas los que más abundan, aunque los hay sin estudios. Nosotros no discriminamos a nadie ni por sexo, edad, nacionalidad, raza o religión todos son bienvenidos en La Casa Grande.

“Os hacemos un llamamiento para que os acerquéis y colaboréis con nosotros y forméis parte de nuestra familia en nuestra casa seréis bienvenidos”

SER VOLUNTARIO ES

•    Capacidad de entrega y sentido de gratuidad.
•    Equilibrio emocional.
•    Disponibilidad para conocer y respetar los Principios de La Casa Grande .
•    Voluntad para integrarte en los Proyectos
•    Coherencia y responsabilidad con el compromiso adquirido.
•    Actitudes de servicio no paternalista.
•    Discreción, prudencia y saber guardar la confidencialidad.
•    Respeto a cada persona y no imponer tu propio criterio.
•    Capacidad de empatía.  
•    Capacidad de adaptación a los cambios, ser flexible.
•    Percibir tu acción voluntaria como un elemento de crecimiento personal.     

Extractos de “ELOGIO DEL VOLUNTARIADO” (Gloria Fuertes)
    
Yo quiero despertar vocaciones para que la gente se haga voluntaria
Ser voluntario es ser un ser humano, humano.
Ser voluntario es estar en la calle, en la casa, en el hospital,
en la cárcel, en el pueblo.
Y en la aldea donde haya un ser que sufre, que lo pasa mal.
Cuando un voluntario visita a alguien que esta solo, le cura la soledad;
cuando le habla, le ayuda le escucha y le siente.

Hacerse voluntario es también salvarse del aburrimiento que acecha,
salvarse de lo vulgar, de lo material,
y os hace sentir que sois útiles, que sois solidarios, que sois amorosos, que sois importantes, que sois una aspirina inmensa,
que quien os “cate” se cura.
Y os digo a los voluntarios presentes,
que noto cómo mi corazón os está aplaudiendo
y como el mundo entero aplaude también la labor de todos los voluntarios.

El voluntario no ha pintado un cuadro, no ha hecho una escultura, no ha inventado una música, no ha escrito un poema,
pero ha hecho una obra de arte con sus horas libres.
Todavía hay milagros,
milagros demostrables,
que los hacen, los hacéis y los harán los nuevos voluntarios.