Convivencia fin de Curso

El 18 de junio tuvo lugar la convivencia de fin de curso de La Casa Grande, esa mañana en la zona deportiva de las Escuelas San José, trabajadores, voluntarios, familiares y amigos se juntaron para celebrar y compartir.

La respuesta a la convocatoria superó todas las expectativas no sólo por los asistentes que en el momento del almuerzo llegaron a ser cerca de 150 personas, sino por la participación y colaboración, para que todo saliera bien.

Todo fluyó con armonía y predisposición desde el principio cuando a las nueve y media de la mañana algunos voluntarios hicieron varios viajes para acercar a la gente al lugar del encuentro.

Después vino el montaje de las mesas, sillas, y el grupo encuentro de mujeres de La Casa Grande organizó una mesa culinaria donde se degustaron platos de diferentes continentes. La Casa Grande puso algo de picar, la empresa de Fco. Orti nos prestaron mesas y sillas, Coca-Cola nos regaló la bebida y también la empresa de Helados Estiu nos dio cornetes, que se quedaron cortos por la masiva asistencia!

Pero no sólo nos reunimos a comer y a charlar animadamente, desde el principio contamos con música, por lo que también hubo mucho bailoteo de los asistentes.

Por otro lado contamos con actuaciones de grupos de danza regional de países como Bolivia y Ecuador. Y los más pequeños lo pasaron en grande porque no solo participaron en las actividades de los mayores sino que jugaron a su aire al fútbol, la cuerda, y otros juegos populares.

Se hizo hincapié en diferentes idiomas, ya que allí se encontraban personas de distintas nacionalidades, del respeto a la zona donde celebrábamos el encuentro, normas mínimas de convivencia y limpieza…, de hecho cuando todo acabo sobre las dos del mediodía, no parecía que un grupo tan numeroso hubiera estado allí.

En definitiva la mañana transcurrió rápida en armonía y colaboración, ya que todos pusimos nuestro granito de arena para todo fluyera y aún hoy al recordarlo se dibuja una sonrisa en los que disfrutamos de ese maravilloso día de convivencia intercultural siendo el comentario general  “¡hay que repetirlo, que bien nos lo pasamos!”